¿Cuál es la marca más valiosa del mundo?

Lego es hoy la marca más poderosa del mundo, gracias a que el éxito de la película La gran aventura Lego reforzó el atractivo intergeneracional de un juguete que lleva décadas en el mercado.

La danesa superó a Ferrari en el ranking 2015 de la consultora especializada Brand Finance de las marcas más potentes desde el punto de vista del usuario.

Ferrari, por su parte, no aparece ya entre las cinco primeras del ranking -se sitúa en el noveno- que elabora cada año Brand Finance y que mide, entre otros, cuáles son las empresas que mejor percibe el consumidor y las más potentes desde el punto de vista del usuario.

Tras Lego aparecen PwC, Red Bull, McKinsey, Unilever, L’Oréal, Burberry, Rolex, Ferrari y Nike, que cierra el top ten.

Con todo, el valor de marca de Lego, unos US$ 3.890 millones es apenas una fracción de Apple, que se ubica una vez más como la marca más valiosa del mundo, con US$ 128.303 millones, un 23% más que durante 2014, seguida de lejos por Samsung, con US$ 81.716 millones.

La consultora destacó que si bien Apple no está a la par de Ferrari o Lego en términos de fortaleza de marca, se distingue por su habilidad para monetizar esa marca.

Las marcas más valiosas están dominadas por firmas tecnológicas. Después de Apple y Samsung vienen, en este orden, Google, Microsoft, Verizon, AT&T, Amazon, General Electric y China Mobile. Recién en el décimo puesto se instala la cadena supermercadista Walmart, con un valor de marca de US$ 46.737 millones.

Twitter, por otro lado, es la marca que experimentó el mayor crecimiento en un año: un 185%, con un valor de marca que saltó de US$ 1.533 millones en 2014 a US$ 4.366 millones el 1 de enero de 2015.

Otras marcas que exhibieron incrementos importates fueron la china Baidu (161% a US$ 13.284 millones) y las estadounidenses Facebook (146% a US$ 24.180 millones) y Chipotle Mexican (124% a US$ 3.147 millones).Latercera.cl

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.