¿Cuáles son las inversiones de George Soros en España?

El gurú de las finanzas George Soros está cada vez más cerca de convertirse en socio de Esther Koplowitz en el capital de FCC. El multimillonario nacionalizado estadounidense propuso adquirir parte de la deuda que la empresaria tiene ligada a su participación de control en el grupo de construcción, según informaron fuentes del sector a una agencia de noticias europea. Esther Koplowitz busca potenciales inversores interesados en entrar en B-1998, la sociedad a través de la que la empresaria controla el 50,01% del capital de FCC, dentro de la negociación que mantiene para refinanciar la deuda de su sociedad instrumental, estimada en unos 900 millones de euros.
En el marco de este proceso, George Soros habría presentado a BBVA y Bankia, entidades acreedoras de la empresaria, una propuesta para comprar parte de la deuda con el fin de lograr, posteriormente y mediante una recapitalización u otras operaciones, convertirse en socio de Koplowtiz en FCC.
La propuesta estaría en una fase inicial de negociación a tres frentes, entre los empresarios, el magnate y los bancos, y en cualquier caso siempre debe garantizar que Koplowitz no pierda el control del grupo constructor.
Además, según las mismas fuentes, Koplowitz contaría con otros potenciales inversores interesados en convertirse en sus socios en la compañía.
En la actualidad, Esther Koplowitz controla el 90% de B-1998, firma instrumental en la que también participan Bodegas Faustino y CaixaBank, con un 5% cada uno.
B-1998 ostenta a su vez el 50,01% de FCC, en la que Soros ya figura como accionista minoritario, con una participación directa inferior al 3%, por 55 millones de euros. Se trata de una participación que el gurú tomó cuando Koplowitz vendió un pequeño paquete de títulos de la constructora en el marco del acuerdo de diciembre sobre la deuda de B-1998, por el que amplió el plazo de refinanciación hasta el próximo 31 de julio.
Además de Koplowitz y Soros, FCC también tiene como accionista de referencia a Bill Gates, que en octubre de 2013 se hizo con un 5,7% de la compañía al comprar títulos de autocartera,
En caso de Soros, su interés por reforzar la posición en el grupo constructor se enmarca en las destacas inversiones que se concretaron en España en los últimos meses, ya que en abril de este año el magnate entró en Hispania, la sociedad cotizada constituida por Azora, con una participación cerca al 17%, valorada en 92 millones; poco después adquirió el 0,02% de Iberdrola por 6 millones; y por si fuera poco, en mayo apostó por Bankia cuando el FROB se deshizo del 7,5% del banco, compró el 1% del capital, por un valor de 174 millones..
El siguiente objetivo de Soros podría estar de nuevo en el sector financiero, pues el gurú intentaría adquirir la cartera hipotecaria de CatalunyaCaixa, con una oferta que oscilaría entre los 3.000 y los 3.500 millones de euros.
En lo que concierne a las repercusiones bursátiles, días atrás, cuando surgió la noticia sobre una nueva inversión del gurú estadounidense, las acciones de FCC se dispararon 4,4% en Bolsa española. La tendencia alcista se mantuvo, ya que se ubica por encima de 18 euros por acción, un nivel máximo desde febrero pasado.
Según fuentes del mercado ibérico desde hacía varios meses que el magnate de 83 años buscaba oportunidades en España. Incluso Soros confirmó que su equipo de inversión estaba “a la espera de hacer un montón de dinero en Europa, por ejemplo, metiendo dinero en bancos que necesitan capital urgentemente”.
Para ellos Scott Bessent es clave. Es su director general de inversiones, que pese a sus 38 años es considerado “el protegido” de multimillonario. A él le delega las operaciones de Soros Fund Management, que gestiona Quantum, su principal vehículo de inversión.
En números, la fortuna de Soros se estima en u$s 19.200 millones, una cifra que podría incrementarse si sus últimas apuestas en el Viejo continenete resultan exitosas.CronistaComercial.ar

Etiquetas: , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.