61% de los brasileros no quiere que se privatice Petrobras (NYSE:PBR)

Los comentaristas creen que los resultados del sondeo echan por los suelos los planes del Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB) de facilitar al valioso yacimiento del pre-sal el acceso a petroleras extranjeras.

En concreto, el pasado jueves el senador del PSDB José Serra presentó al Congreso el proyecto por el cual se cancelaría la legislación que garantiza a Petrobras la explotación de al menos el 30% de cada uno de los pozos del yacimiento del pre-sal, abriendo las puertas a la participación masiva de las petroleras Exxon, Chevron y Shell, que en la actualidad operan bajo concesión.

Un plan que, en palabras de Serra, ayudaría a Petrobras a “volver a crecer y recuperar su eficiencia” y que “libraría a la empresa de estar presente en todos los pozos, ser la operadora única de los consorcios y asumir el alto coste de las operaciones”.

La propuesta del principal partido de la oposición fue presentada apenas una semana después de la multitudinaria manifestación en Sao Paulo a favor de Petrobras y después de que la empresa anunciase un volúmen récord de extracción en el pre-sal de 737.000 barriles por día.

Además, las implicaciones de una privatización de la compañía supondría el fin del modelo socioeconómico del Partido de los Trabajadores (PT) que establece, mediante la Ley de los Royalties (12.858/2013), que 364.500 millones de reales (115.000 millones de dólares) obtenidos a través de la explotación del pre-sal por Petrobras sean reinvertidos en el área de Educación de Brasil en los próximos 17 años.

El senador y economista José Serra, principal ideólogo e impulsor de la privatización de Petrobras, fue el candidato del PSDB a las elecciones presidenciales de 2010 en las que fue derrotado por Dilma Rousseff, y son muchos los que afirman que podría volver a presentarse para la presidencia en 2018.

Se calcula que el volumen de petróleo y gas natural acumulado en el gigantesco yacimiento del pre-sal, situado a una profundidad de entre 1.000 y 2.000 metros en torno a las bahías de Campos y Santos en el sudeste de Brasil, es equivalente a 80.000 millones de barriles, situando a Brasil como uno de los países con mayores reservas de crudo del mundo.Los comentaristas creen que los resultados del sondeo echan por los suelos los planes del Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB) de facilitar al valioso yacimiento del pre-sal el acceso a petroleras extranjeras.

En concreto, el pasado jueves el senador del PSDB José Serra presentó al Congreso el proyecto por el cual se cancelaría la legislación que garantiza a Petrobras la explotación de al menos el 30% de cada uno de los pozos del yacimiento del pre-sal, abriendo las puertas a la participación masiva de las petroleras Exxon, Chevron y Shell, que en la actualidad operan bajo concesión.

Un plan que, en palabras de Serra, ayudaría a Petrobras a “volver a crecer y recuperar su eficiencia” y que “libraría a la empresa de estar presente en todos los pozos, ser la operadora única de los consorcios y asumir el alto coste de las operaciones”.

La propuesta del principal partido de la oposición fue presentada apenas una semana después de la multitudinaria manifestación en Sao Paulo a favor de Petrobras y después de que la empresa anunciase un volúmen récord de extracción en el pre-sal de 737.000 barriles por día.

Además, las implicaciones de una privatización de la compañía supondría el fin del modelo socioeconómico del Partido de los Trabajadores (PT) que establece, mediante la Ley de los Royalties (12.858/2013), que 364.500 millones de reales (115.000 millones de dólares) obtenidos a través de la explotación del pre-sal por Petrobras sean reinvertidos en el área de Educación de Brasil en los próximos 17 años.

El senador y economista José Serra, principal ideólogo e impulsor de la privatización de Petrobras, fue el candidato del PSDB a las elecciones presidenciales de 2010 en las que fue derrotado por Dilma Rousseff, y son muchos los que afirman que podría volver a presentarse para la presidencia en 2018.

Se calcula que el volumen de petróleo y gas natural acumulado en el gigantesco yacimiento del pre-sal, situado a una profundidad de entre 1.000 y 2.000 metros en torno a las bahías de Campos y Santos en el sudeste de Brasil, es equivalente a 80.000 millones de barriles, situando a Brasil como uno de los países con mayores reservas de crudo del mundo.

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.