Alemania pone en peligro el acuerdo europeo sobre el rescate directo a bancos

Las objeciones alemanas están poniendo en peligro el importante acuerdo logrado el pasado año para evitar que las fuertes pérdidas de los bancos europeos reduzcan la solvencia de los estados miembros de la zona euro.

La renuencia de Alemania a poner en riesgo el dinero de sus contribuyentes en los bancos de otros países está siendo el mayor obstáculo para permitir que el fondo de rescate de la zona euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad, invierta directamente en los bancos que necesiten más capital. En Irlanda, España, Grecia y Chipre, los rescates a bancos con problemas están siendo muy gravosos para el Estado y están aumentando unas deudas nacionales ya exageradas.

Los ministros de Finanzas de la eurozona se reunirán el lunes para hablar sobre la recapitalización bancaria del MEDE, además de seguir las negociaciones sobre un paquete de rescate para Chipre.

La desunión política respecto a una solución supuestamente consensuada —las inyecciones directas del MEDE— se ha enquistado tanto que el director del MEDE, Klaus Regling, advirtió el fin de semana que la medida podría no aplicarse nunca.

“En varios países el entusiasmo por la recapitalización directa de los bancos por parte del MEDE es limitado”, dijo Regling al semanario alemán Wirtschaftswoche, y añadió que no podía garantizar que “este nuevo instrumento entrará en vigor”.

La advertencia probablemente aumentará el temor a que los esfuerzos de Europa por solventar los fallos de su unión monetaria estén perdiendo urgencia, tras meses de relativa calma en los mercados financieros europeos.

Actualmente, el MEDE, que está respaldado por los contribuyentes de todos los estados miembros de la eurozona, sólo puede prestar dinero a los gobiernos, que pueden utilizar los créditos para recapitalizar sus bancos.

Alemania debe celebrar elecciones este otoño, por lo que no es probable que el gobierno de centro-derecha de la canciller Angela Merkel vaya a hacer concesiones en Europa que podrían costarle votos, según los analistas políticos. Pero la hostilidad de Berlín a la recapitalización directa por parte del MEDE se mantendrá muy probablemente después de las elecciones. La mayoría de políticos alemanes creen que la idea está mal concebida, aunque una normativa financiera más dura y la imposición de las pérdidas a los inversionistas privados son la manera correcta de asegurarse de que los bancos insolventes no hundan a sus respectivos países.

España era uno de los países que esperaba poder hacer uso de la recapitalización directa del MEDE. El año pasado, España recibió un crédito de 41.000 millones de euros del MEDE para ayudar a sanear su sector bancario. Pero las autoridades alemanas insisten en que no es necesario convertir el crédito de rescate bancario en una inversión directa del MEDE en los bancos españoles. Las autoridades españolas admiten ya que no es probable que se haga el cambio.

Además, los que se muestran escépticos con la recapitalización directa también argumentan que podría enviar una señal errónea a los mercados financieros. “Pedir la recapitalización directa por parte del MEDE se consideraría en los mercados no un signo de fortaleza financiera de un país, sino que el país está enviando la señal de que ‘necesito ayuda externa’”, dijo un alto cargo de la UE antes de la reunión del lunes.
WSJ

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.