BCE evalúa comprar deuda española en manos de inversores, Wall Street en suba

El Banco Central Europeo (BCE) está sopesando comprar bonos españoles en propiedad de entidades financieras y otros inversores para así impulsar la demanda y, por ende, reducir los crecientes intereses de la deuda española, según informó este sábado el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung’.

El BCE podría empezar a actuar a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el mecanismo de rescate temporal, a fin de aliviar la presión de los mercados sobre Italia y España, avanza el periódico germano.

De hecho, el ‘Süddeutsche Zeitung’ lo da por hecho en el adelanto y puntualiza que el BCE entraría en escena tan pronto como llegue la esperada propuesta de España de que el eurobanco intervenga a todos los países de la eurozona. “Es evidente que el BCE está listo para tomar este paso”, incide el rotativo.

El periódico hace alusión a la petición realizada esta semana por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que instó al Banco Central Europeo a que intervenga en los mercados, tal y como ha hecho en anteriores ocasiones. La prima de riesgo española rebasó el pasado viernes por primera vez los 600 puntos y no frenó su tendencia alcista hasta que el pasado jueves el presidente del BCE, Mario Draghi, certificó que “hará todo lo necesario para preservar la eurozona”.

A colación de las palabras de Draghi, la canciller alemana, Angela Merkel, y el mandatario francés, François Hollande, se reafirmaron el pasado viernes en su compromiso: “Haremos todo para proteger la zona euro”, manifestaron los líderes europeos.

Así, la Bolsa cosechaó su tercer día consecutivo de ganancias, con un 5,6 por ciento, y el Ibex 35 llegó a superar los 6.600 puntos después de que esta semana descendiera de la cota de los 6.000. Entretanto, el diferencial de la deuda española con respecto al alemán disminuye 26 puntos básicos, hasta los 534 puntos, y el bono español a 10 años cotiza al 6,7 por ciento.

Por su parte, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se reunirá en los próximos días con su homólogo del Bundesbank, el banco central alemán, Jens Weidmann, para concretar los planes de contingencia del eurobanco para aplacar la presión de los mercados sobre Italia y España, en particular la compra de bonos por parte del eurobanco.

Según ha informado el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’, Draghi pretende convencer al Bundesbank de que la compra de bonos españoles e italianos mitigará las tensiones en los mercados, lo que puede suponer un nuevo impulso sobre la tendencia alcista de la Bolsa.

La deuda de Italia y España ascendieron a cotas históricas hasta que el jueves Draghi salió al paso de las especulaciones sobre un hipotético rescate total a la economía española. Precisamente, numerosos miembros de la ejecutiva del BCE, incluido Weidmann, se mostraron “sorprendidos” por el discurso de Draghi, puesto que dejaba entrever, de nuevo, la compra de deuda española e italiana por parte del BCE.

“En el marco de nuestro mandato, el BCE hará todo lo necesario para preservar la euro y, creedme que será suficiente”, sentenció Draghi.

Aunque se desconoce la fecha exacta en la que se producirá el encuentro entre Draghi y Weidmann, todo apunta a que tendría lugar antes del Consejo de Gobernación del BCE, que se celebrará el 2 de agosto en Frankfurt.

Hasta ahora, el Bundesbank ha rechazado que el BCE compre deuda soberana de países con dificultades para financiarse, según ha ratificó este viernes el banco central alemán, si bien podría aprobar que la compra se realice a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el mecanismo de rescate temporal.

Sobre la mesa se encuentra una combinación de ambas, que implicaría la compra de deuda por parte del FEEF en el mercado primario, flanqueado por el BCE que acudiría al mercado secundario para fomentar el descenso de los intereses.

Por otra parte, el Departamento del Tesoro estadounidense ha anunciado este viernes que el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, se reunirá con Draghi y con el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, de forma separada este lunes.

En un comunicado, Tesoro precisa que el encuentro con Schäuble tendrá lugar en la isla de Sylt por la tarde para, después, reunirse de forma privada con Draghi en Frankfurt, por lo que podría no haber una rueda de prensa posterior a sendas citas.

PERSISTEN LAS DUDAS ALEMANAS

Menos optimista, se muestran desde el Gobierno alemán. El ministro de Economía alemán, Philip Roesler, ha advertido que el Banco Central Europeo (BCE) no debe inmiscuirse en la financiación de los Estados miembros como “solución permamente”, en referencia a la posible compra de deuda española e italiana.

“La función principal del BCE debe ser preservar la estabilidad de los precios y no financiar la deuda de los Estados. La compra de bonos de los gobiernos no puede ser una solución permanente”, ha afirmado Roesler en una entrevista publicada por el diario alemán ‘Neue Osnabruecker Zeitung’.

Así, ha defendido que el BCE “debe ser independiente”. “Solo se puede generar una nueva confianza en la eurozona manteniendo estrictamente la disciplina presupuestaria y aplicando reformas estructurales”, ha recalcado.

El ministro de Economía alemán responde así a las declaraciones del pasado jueves del presidente del BCE, Mario Draghi, quien afirmó que haría todo lo fuera necesario para defender el euro, lo que fue interpretado como la posibilidad de que el banco comprase deuda española para aliviar la presión sobre la prima de riesgo.

Roesler ocupa la cartera de Economía y es además el vicecanciller por el Partido Liberal Demócrata (FDP), socio minoritario de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

El ministro ya protagonizó la semana pasada una agria polémica cuando defendió la salida de Grecia del euro como opción viable, lo que desató otros miembros del Gobierno y de su propio partido. En la entrevista publicada el pasado sábado, Roesler ha rechazado estas críticas. “En mi Ministerio hemos podido ver que el Gobierno griego no ha podido poner muchas cosas en práctica”, ha explicado Roesler.

En esa misma línea se ha manifestado Michael Fuchs, viceportavoz de la CDU en el Bundestag. “No se puede salvar a Grecia. Son simples matemáticas”, ha comentado en declaraciones a la revista económica alemana ‘Wirtschaftswoche’. “El Gobierno no tiene ni la voluntad ni los medios para aplicar las reformas”, ha señalado.EFE

Etiquetas: , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.