Crudo barato, la pelea que no cesa

Los buques que transportan petróleo desde México atracaron en Corea del Sur este año por primera vez en más de dos décadas al intensificarse la pelea mundial por cuota de mercado.

Los productores latinoamericanos suministran cantidades crecientes de crudo pesado a las refinerías asiáticas ávidas de buenos precios desafiando a Arabia Saudita, el mayor exportador del mundo y el proveedor más importante de la región.

“Al diversificarse, más refinerías asiáticas podrán reducir el peso que tiene Arabia Saudita en el mercado”, dijo Suresh Sivanandam, analista de refinación y productos químicos de Wood Mackenzie Ltd. en Singapur. “Sin duda, van a tener más poder de negociación”.

Estados Unidos, que goza de un gran aumento del petróleo liviano procedente de las formaciones de esquisto, incrementó las importaciones de los grados que son pesados de su vecino Canadá, desplazando al crudo de países como México y Venezuela.

Eso impulsó los envíos sudamericanos a Asia incluso después que Arabia Saudita redujo los precios en las ventas de petróleo de marzo a la región, su mercado más grande, al nivel más bajo en por lo menos 14 años.

El auge del esquisto también ha transformado el flujo de petróleo a Asia.

Corea del Sur recibió su primera remesa de crudo alasqueño en por lo menos ocho años en tanto la producción de Texas y Dakota del Norte desplaza al petróleo que alimentó a las refinerías estadounidenses durante años.

El país fue uno de los primeros en recibir un cargamento de crudo estadounidense ultraliviano conocido como condensado luego de que se flexibilizaran las normas de exportación.

Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) y sus operadores asociados también están exportando a Asia su producción y tenían previsto cargar nueve buques tanques con destino a la región en marzo, según Energy Aspects Ltd. Esto, en momentos en que el descuento del petróleo latinoamericano respecto de la variedad de referencia de Oriente Medio, el Dubai, se amplía a casi el doble del promedio del último año.

Se pronostica que las refinerías de la región Asia Pacífico sumarán 5,4 millones de barriles diarios de capacidad en los próximos cinco años, según Gaffney, Cline Associates, consultora de petróleo.

Muchas de las nuevas plantas se construyen para procesar petróleos más baratos e incrementar los márgenes, impulsando la demanda de crudos más pesados de América Latina, dijo Ehsan Ul-Haq, asesor de KBC Energy Economics en Londres.

El mercado saudí
La empresa petrolera estatal, conocida como Saudi Aramco, envió 53,8% de sus exportaciones de petróleo de 2013 a Asia, de acuerdo con el último informe anual de la compañía.

Podría conservar más petróleo pesado para sus nuevas refinerías de Yanbu y Jubail, según los expertos Ul-Haq y Sivanandam.

Una vez que Yanbu esté funcionando a pleno este año, la capacidad sumada de las dos plantas será de 800.000 barriles por día.

“Hay cada vez menos petróleo pesado procedente de Arabia Saudita”, señaló Ul-Haq. “Lo usan cada vez más en sus propias refinerías”.

Mayor exportador defiende posición
Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, quiere mantener la producción para presionar a productores de elevado costo como las compañías perforadoras de esquisto de los Estados Unidos, y su firmeza aumentará ante la oferta de su rival político, Irán, según Citigroup y Société Générale. El disenso en el seno de la Opep respecto de la estrategia del reino se reanimará al recuperarse la producción iraní y podría estallar en la reunión de junio, dice Commerzbank AG. Bloomberg

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.