Deflación en Italia

En Italia la crisis es sinónimo de deflación. La caída de precios de 0,1% en agosto último confirma que la economía se encuentra en esa situación sobre base anual por primera vez desde septiembre de 1959. El contexto es el de una retracción fuerte del consumo producto precisamente de la crisis económica.

El Instituto italiano de Estadísticas (Istat) subraya que la caída de precios se debió sobre todo a la flexión en el sector energético, con los productos no regulados que pasaron del alza de 0,4% en julio pasado a una baja de 1,2% (nafta -0,8% y gasoil -1,7%).

También influyó la desaceleración del crecimiento de los precios de los servicios, una evolución “sólocontrabalanceada en parte por el redimensionamiento de la disminución de los alimentos no elaborados” como verdura y fruta fresca (-1,8%, de -2,9% en julio).

Son quince las grandes ciudades italianas que registran deflación interanual: Potenza, Reggio Emilia y Padova (-0,1%); Roma, Perugia, Bologna y Genova (-0,2%); Bari, Trieste, Florencia y Milán (-0,3%); Livorno (-0,5%); Turín (-0,6%); Verona (-0,7%) y Venecia (-0,8%).

El presidente de la asociación de consumidores Codacons, Carlos Rienzi, declaró que el dato sobre la evolución de los precios “refleja el estado desastroso del consumo familiar, que en nuestro país está en caída libre”.

Codacons considera que la deflación se debe a la “reducción de las compras por parte de los italianos” y prevé que “aún será peor que en los últimos meses”.

Otras asociaciones de consumidores, como Federconsumatori y Adusbef, opinaron que la deflación en Italia es la “fotografía de una crisis grandísima” cuya economía se contrae entre la caída de la producción industrial y la depresión del consumo, que en los últimos tres años se contrajo 10,7%.

Etiquetas: ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.