El futuro del Bitcoin

Todo indicaba que el bitcoin iba a terminar triunfalmente 2017, cuando rozó los US$20.000. Sin embargo, perdió 30% en la última quincena del año. Y cuando parecía que se había pinchado la burbuja, la moneda virtual comenzó 2018 recuperando 25% en los primeros siete días de enero. Así, en lo que va del año, el bitcoin tuvo un pico de US$17.712, un mínimo de US$6048 y al cierre de la semana pasada cotizaba a US$8211. Volatilidad en su máxima expresión.

“En este ámbito no todos están por el precio o la especulación. Disfrutamos si sube, lamentamos si baja, pero en realidad no nos importa mucho”, dice Rodolfo Andragnes, presidente de la ONG Bitcoin Argentina. En diálogo con LA NACION, el referente latinoamericano de la criptomoneda añade que no le preocupa el vaivén de la cotización. “Ningún bitcoiner se imagina que el bitcoin se impondrá sin dar pelea, así que el hecho de que algunos Estados estén tratando de regularla no nos preocupa, porque creemos que esta criptomoneda, al ser más útil, confiable y eficiente que el sistema tradicional, se terminará imponiendo”, dice.

Andragnes explica que los bitcoiners no corren ni esperan ganar hoy o mañana, sino que saben que el cambio se va a dar, y que llevará su tiempo. En este momento, dice, está más preocupado por el desarrollo del sistema de transacciones del bitcoin y vuelve a minimizar la corrida: “Entran 100 especuladores y quedan cinco que entienden”, concluye.

Maximiliano Carjuzaa, fundador de MoneyOnChain, hace seis años que investiga la tecnología blockchain sobre la cual se basa el bitcoin, y dice que le quedan varios años de volatilidad, ya que es un activo muy nuevo y es natural que las oleadas de adopción generen estas fuertes subas y posteriores correcciones. “No es la primera vez que pasa, más bien la cuarta, y no será la última”, pronostica.

Alejandro Sewrjugin, economista de la UBA, señala que hay una presión muy fuerte de muchos actores de la economía sobre el bitcoin desde fines de diciembre de 2017. “Se está intentando poner impuestos y regulaciones no muy inteligentes a las criptomonedas en muchos países con un gran desconocimiento acerca de cómo funciona esta tecnología”, advierte. El economista considera que los únicos perjudicados con la caída de los últimos días son los que desean especular diariamente con la cotización, porque todavía no comprenden dónde reside el verdadero valor del modelo, y que la importancia del bitcoin está en sentar las bases de una nueva manera de entender y administrar la economía mundial a través de la tecnología y los algoritmos globales. “Allí reside su valor, que trasciende la cotización de un determinado momento”, dice.

“Me sedujo la idea”, reconoce Germán Fermo, director de Macrofinance. Aunque se considera un neófito en el tema, no descarta que la tecnología de blockchain haya llegado para cambiar el mundo. Fermo comenzó a investigar la tecnología a mediados del año pasado. Cuenta que fue un ingeniero quien le explicó el concepto. “Es un gran interrogante, pero como economista me pareció brillante”, dice.

El especialista en finanzas señala que, durante siglos, los sistemas transaccionales han sido mediante intermediarios y que el modelo basado en blockchain podría llegar a ser más disruptivo incluso que Internet. Considera que su crecimiento se ve restringido principalmente por la falta de marco legal. “Lo mejor que le puede pasar es que lo regulen”, dice. Sin embargo, como trader, le parece irresponsable hacer ninguna inversión seria, y que “al no tener claro cuáles son sus drivers“, no se puede pretender manejarlo como una activo financiero tradicional. Aunque, casi en voz baja, admite: “Tengo una fichita en etheremum”.

Sin embargo, calificadas fuentes del ambiente financiero a nivel mundial se oponen radicalmente a las criptomonedas. Es el caso del presidente ejecutivo de J.P. Morgan, Jamie Dimon, quien calificó al bitcoin como un “fraude”, y del mismísimo Warren Buffett, quien declaró que las monedas digitales “llegarán a un mal final”. LaNacion.ar

Etiquetas: , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.