El impacto de la crisis griega en el euro

¿Qué perspectivas tiene el euro con Grecia a punto de requerir el rescate prometido? No las mejores, considerando especialmente que el anuncio que había provocado alguna esperanza en los mercados, tiene poca credibilidad. Grecia está peor que Argentina en 2001 y eso puede ser una muy mala noticia para el euro.

El plan aprobado por los líderes europeos, que contempla otorgar a Grecia préstamos bilaterales junto con una ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), además de estar pensado para ser usado como “último recurso”, requiere la unanimidad de los 16 países de la Eurozona para que pueda ser aplicado. Sin dudas, una mala noticia para quienes se ilusionaron y creyeron que esta ayuda a Grecia iba en serio.

Pero ¿Todos quieren apoyar a Grecia? En realidad no, y lo que más preocupa es que uno de los países que no está muy convencido de hacerlo, es justamente el principal país del bloque. Alemania es sin discusión, el principal motor económico de la eurozona. El país está por vivir elecciones regionales del próximo 9 de mayo y ningún partido quiere mostrarle a sus representados cómo se despilfarran los recursos fiscales en ayudar a currar la borrachera de un país que sin dudas no ha hecho bien los deberes.

Por lo bajo, fuentes diplomáticas europeas afirmaban: “Todos sabemos que es imposible para Alemania prestar dinero a Grecia antes de los comicios”. ¿Deberá soportar Grecia hasta después de las elecciones regionales en Alemania para caer en una situación de mayor peligro que termine por definir la ayuda?

Mohamed El-Erian en Financial Times, explicaba por qué el rescate de Grecia no estaba yendo bajo los carriles previstos. “El anuncio triunfante de Grecia, la Unión Europea y el FMI hace un par de semanas no ha servido para calmar los ánimos de los mercados, ni ha contribuido a disminuir el coste de financiación de la deuda griega”. Con esta visión coincide la gente de AFP, para quienes el plan europeo de apoyo a Grecia falló a la hora de tranquilizar los mercados. Y en medio de tanto alboroto, Fitch le ha dado el pasado viernes, un nuevo golpe de knock-out a Grecia rebajando la calificación de su deuda en dos niveles, de BBB+ a BBB-, ubicándola con perspectivas negativas.

“La apuesta de Europa fracasó espectacularmente y la escalada del rendimiento de las obligaciones griegas hace que todavía sea más improbable que Grecia pueda salir de su agujero negro presupuestario sin ayuda efectiva”, advertía preocupado Nick Kounis, economista del banco Fortis.

“El fantasma de Argentina sobrevuela Atenas” titulaba Libertad Digital el pasado viernes, al señalar que “la posición financiera de Grecia es peor que la registrada en Argentina por entonces, tal y como señalan Peter Boone y Simon Johnson, analistas del Financial Times, e investigadores de la London School of Economics y el MIT Sloan School, respectivamente”.

“Grecia está mucho más endeudada, es mucho menos competitiva y necesita un ajuste fiscal y salarial proporcionalmente superior”, afirmaban los analistas consultados por Libertad Digital en la comparación con la situación de Argentina en 2001.

La posibilidad que los temores invadan al mercado y golpeen fuertemente a los títulos de deuda de Grecia, no son menores y pueden acelerar el fatídico desenlace. Un dato revelador que refleja Cinco Días, acerca de la actitud de Pacific Investment Management (Pimco), la mayor gestora de renta fija del mundo, para con los títulos de deuda griegos, no hacen otra cosa que aumentar el temor: “La mayor gestora no ve atractiva a Grecia ni a más del 7%”

¿Queda alguna duda que el plan anunciado es sólo un enunciado de buenas intenciones pero de pocas voluntades?, No, pero a pesar de ello, el cierre de semana encontró a las bolsas europeas en alza.

¿Por  qué se recuperaron las bolsas europeas en la jornada de ayer? No tengan dudas que no han sido motivadas por la creencia que Grecia evitará tener que recurrir a fondos de urgencia o por la creencia de que dichos fondos estarán disponibles sin mayores inconvenientes. Sin dudas, la decisión del Banco Central Europeo  (BCE), de mantener la tasa de interés de referencia en sus mínimos históricos, conjuntamente con el mantenimiento del discurso acerca de la gradualidad en el retiro de los mecanismos de liquidez, sumado al hecho que las bolsas acumulaban grandes perdidas, han sido los motivos principales.

Pero el BCE no se conformó con mantener los tipos de interés para apoyar a la economía de la eurozona sino que intentó generar señales de confianza para con la economía griega. En este sentido, Enrique Müller destacaba en El Diario Montañes: “En un inédito e interesado gesto de solidaridad, el Banco Central Europeo (BCE) salió ayer en defensa del compromiso del gobierno griego de reducir su déficit fiscal y descartó la posibilidad de que el país entre en suspensión de pagos”. Sin profundizar demasiado, el titular del BCE, Jean Claude Trichet  afirmaba: “Diría que, con toda la información que tengo, la quiebra no es una posibilidad en Grecia”. ¿Qué información debe tener Trichet para estar tranquilo cuando nadie lo está?

¿Cómo afecta toda esta situación al euro? El euro sin dudas no tiene buenas perspectivas para el presente año. Con las dudosas perspectivas fiscales de la economía griega y con la debilidad que observa la recuperación económica de la eurozona, que pospondría las decisiones del BCE, es poco probable que la moneda de la eurozona recupere fuerza. Sólo se puede esperar que el sector manufacturero de las economías del bloque, sorprendan positivamente (posibilidades hay) y den impulso a la recuperación, mejorando las perspectivas de ingresos fiscales en los países del bloque e influyendo en las expectativas del mercado acerca de la dirección a tomar por la política monetaria del BCE. Por lo pronto, el euro repuntó el pasado viernes frente al dólar, pero sólo pudo haber sido un descanso para luego seguir cayendo.

¿Puede suceder algo peor para el euro? Según revela un informe interno del Bundesbank (el Banco Central de Alemania), sí y eso peor se vincula al plan de rescate: “El acuerdo de los jefes de Estado europeos de ayuda a Grecia se realizó sin hacer ninguna consulta a los bancos centrales europeos, y contienen riesgos a la estabilidad europea que no deben ser subestimados”.

Para que el euro pueda recuperar fuerzas y reencauzar su horizonte, las promesas de ayuda a Grecia sin dudas, aparecen como muy poco. La situación que vive la eurozona debería llevar a sus líderes a un replanteo de la política económica que se implementa tanto a nivel del bloque económico como en cada una de las economías. Ya no se puede pensar de manera aislada y los gobiernos deberán priorizar el bienestar del bloque como tal si pretenden que perdure y el euro se consolide como divisa internacional fuerte.

Horacio Pozzo

Valor Mundial.com

—-OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

El euro seguirá cayendo…

Pero hay alternativas de inversión en Wall Street que harán crecer su patrimonio en este año. Las acciones con fuerte potencial alcista de 2010 están acá. Siga leyendo para enterarse…

Etiquetas: , , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.