El plan para salvar al euro

Cuando comenzaron a conocerse los problemas en la economía de Grecia, la primera respuesta que se escuchó de los principales países de Europa, con Alemania a la cabeza, es “que se arreglen como puedan”. Hoy la realidad es totalmente diferente y todos entienden que salvar a Grecia y detener el contagio es una manera de evitar el colapso del euro. Pero a pesar de los esfuerzos que se están realizando ¿Está el euro condenado a menos que se extremen los esfuerzos por evitarlo?

Sobre el cierre del viernes, los países de la Eurozona, reunidos en Bruselas, aprobaron definitivamente el rescate a Grecia por un monto de 110.000 millones de euros el cual será cofinanciado por el FMI. Aprovechando la reunión y los motivos de la misma, los líderes se mostraron dispuestos a “reforzar” las medidas de rigor presupuestario en la UE. Señales de buena voluntad que el tiempo se encargará de demostrar si el compromiso es tal.

La aprobación del rescate trajo un cierto alivio en los mercados, y la participación del FMI con un aporte de 30.000 millones de euros, un cierto malestar en la presidente argentina Cristina Fernández de Kirchner, pero especialmente, en el ex presidente Fernando De la Rúa cuyo gobierno colapsó junto con el modelo de convertibilidad cuando el FMI decidió quitarle su apoyo. De la Rúa recordaba que la corrida bancaria en Argentina se originó cuando el FMI decidió negarle a la Argentina su cuota de US$ 1.000, mientras que a Grecia que “tiene estos graves problemas porque falsearon las cifras durante muchos años”, se le está dando casi US$ 40.000.

Pero volviendo a la situación de Grecia y Europa, los líderes europeos no quisieron desaprovechar la oportunidad para enviar señales a los mercados buscando lograr en ellos al menos un pequeño guiño. En este contexto se comprometieron a reforzar el Pacto de Estabilidad, el cual limita el déficit presupuestario de los países al 3% del PBI. Eso sí, como todo se hace últimamente a medias, no se definió cómo se logrará dicho “refuerzo” del pacto de estabilidad en momento en que los países europeos tienen altos déficits de difícil reversión por el riesgo que implicados de recaída de las economías ante potenciales ajustes (además, lógicamente, de la conflictividad social emergente que ello implicaría, tal como se ha visto en Grecia).

El rescate de Grecia deja un lugar a la esperanza, pero no podemos dejar de prestar atención a lo que ha estado ocurriendo durante la semana pasada y lo que puede llegar a ocurrir en caso que los esfuerzos que ahora se han decidido a realizar los líderes europeos, no terminen por convencer a los mercados.

Desde el martes de la semana pasada, los mercados internacionales vivieron jornadas realmente negras por los temores sobre Grecia y los riesgos de contagio en otros países europeos, como España y Portugal. Los miedos de los mercados llegaron más allá de preocuparse por la salud de los países individuales, sino que se habían transformado en temores acerca de la capacidad de Europa para enfrentar y resolver esta crisis. Ello es lo que explica la reacción y generosidad de los líderes europeos para con la incorregible y tramposa Grecia.

El fenómeno que se ha desatado en la última semana, fue bautizado por un sitio argentino, iProfesional, como “Crisis Fase III”: “Desarmar posiciones en euros y volcarse a dólares fue la premisa de todos los inversores”, resaltaba y destacaba los motivos que explicaban por qué el euro está en su peor momento y por qué puede definitivamente colapsar.

En la semana pasada, las preocupaciones fueron muchas para los países europeos como para preocuparse por la situación del euro. Incluso, el Banco Central Europeo (BCE), ante este contexto tan turbulento, decidió no dar un guiño favorable a la moneda europea y mantuvo la tasa de interés de referencia en el 1%, actitud que terminó por castigar a la divisa europea.

Las calificadoras de riesgos, que siempre llegan tarde para advertir justamente sobre los diferentes riesgos de las economías, aportaron su cuota a los temores de los mercados. Entre ellas, Standard and Poor´s, alertó sobre los riesgos que podrían enfrentar entidades bancarias de cinco naciones europeas ante un potencial colapso de Grecia y contagio sobre otros países europeos en problemas.

Todo esto más el hecho insólito ocurrido en la bolsa de valores estadounidense, producto de un error de un operador, llevaron al euro a niveles mínimos en varios meses y lo peor es que parece que aún no ha tocado piso.

Que el euro siga cayendo es el escenario más probable que se puede plantear por estos momentos, máxime luego que los analistas del Banco Nacional de Suecia (SEB) dejaron en claro la pesada carga que los PIIGS tendrán que enfrentar hasta 2012. Según los cálculos realizados por los analistas del SEB, estos países enfrentarán vencimientos hasta 2012 por 1 billón de euros a los que se suma un déficit acumulado estimado en 700.000 millones de euros: “Nuestra conclusión es que es poco probable que muchos países de la zona euro puedan ser capaces de asumir financiación a esa escala, considerando el alto endeudamiento con el que empiezan. También vemos poco apoyo político para este tipo de rescates”, decían con una mirada pesimista.

¿Se cae el euro entonces? Así como está planteado el escenario, sí. Sin embargo, por estos momentos, la Comisión Europea, ha diseñado un programa de auxilio de naciones del viejo continente en problemas que tendrá entre otros fines, preservar el la moneda comunitaria. “Queremos defender el euro cueste lo que cueste”, decía el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso

Lo que se pretende hacer por parte de la Comisión Europea es “(crear) un mecanismo de estabilización europeo”. Parece ser que ahora sí, los líderes de Europa son conscientes de la frágil situación que están viviendo y que la única alternativa viable es salvar a todo el bloque económico ya que no es posible que los países se puedan salvar solos.

Hoy es la primera prueba que Europa deberá sortear en los mercados que darán su veredicto acerca de si creen en la buena voluntad que se pretende expresar. ¿Qué puede ocurrir si no convence a los mercados? Mejor pensemos que sí lo hará, ya que no le queda a Europa muchos recursos como para frenar la debacle.

Horacio Pozzo

ValorMundial.com

Horacio Daniel Pozzo es editor colaborador de Valor Mundial.com. Licenciado en Economía y Magister en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, realizó trabajos de planeamiento y gestión financiera en el sector privado.  Consultor, dicta clases de Macroeconomía II en la Universidad Católica de La Plata.

—-OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

El euro seguirá cayendo…

Pero hay alternativas de inversión en Wall Street que harán crecer su patrimonio en este año. Las acciones con fuerte potencial alcista de 2010 están acá. Siga leyendo para enterarse…

Etiquetas: , , , ,

3 Comentarios

  1. Uno se pregunta cómo una economía como la griega que representa apenas el 1/40 de la economía de la eurozona puede generar tal caos en Europa y traspasar las fronteras al hacer tambalear las bolsas mundiales. La respuesta es que en la UE al no haber riesgos cambiarios, las instituciones financieras de la eurozona se lanzaron a comprar bonos y se constituyeron en los mayores tenedores de deuda de la unión europea. Un default de uno de esos países emisores de deuda y el efecto dominó es claro. Los bancos tenedores de esos bonos entrarían en problemas, y eso lleva a algunos países de economías chicas, como Grecia a status de “muy grande para caer”.

  2. Lo que pasó con Grecia y el resto de los países europeos que ahora están en problemas tiene que ver con que en los tiempos buenos los controles se relajan. No resulta lógico pensar que los controles existentes en la Unión Europea pudieron ser engañados durante varios años. La muestra de falta de controles se ve en el caso de España país que era extremadamente vulnerable ante la apreciación del euro por la baja productividad de su economía, pero que sin embargo, nadie reparaba en ello.
    La cuestión del ajuste que se le pide a Grecia es un tema sensible ya que en estos momentos es muy difícil que pueda llevarse a cabo con éxito, e incluso, me atrevo a pensar que puede generar resultados opuestos ya que puede golpear más a la recaudación fiscal que lo que se ahorra en el gasto público con los recortes

  3. El “sistema de ayuda” està basado bàsicamente en 1)asistir a los paises de la Comunidad mediante pretamos garantizados por el paìs en “confilcto” 2)el paìs que reciba la “asistencia” debe realizar un ajuste fenomenal que asegure el repago del prestamo 3)la Comunidad sale a tomar fondos (euros) en el mercado de capitales emitiendo deuda 4)si los prestamos otorgados a los paises-problemas no logran el efecto deseado -repago- todo este andamiaje se cae como un castillo de naipes.
    En definitiva no devaluan al igual que la Argentina de los `90 y en su reemplazo ingresan divisas mediante colocaciòn de deuda.
    Este “plan de salvataje” me llama a la siguiente reflexiòn 1)como es posible que la UE no haya monitoreado el deficit de los paises como Grecia que superò el 12% del PIB cuando no podìa ser superior al 2,5% 2)Como es posible que los burocratas de los organismos internacionales oculten que el plan està basado en el comportamiento a futuro -ajuste y repago- y que si no se pudo cumplir en el pasado menos serà posible hacerlo en el futuro.

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.