Escasez y problemas cambiarios en Venezuela

Por primera vez en 10 años de actividad, Marco Freitas, quien tiene a su cargo una panadería en el centro de Caracas, enfrenta la posibilidad de tener que cerrar su comercio ante la escasez de harina de trigo que padece el país por el descenso en la producción y las fallas en el ingreso de las importaciones.

Con estanterías medio vacías, donde no hay ni un pan y sólo se exhiben productos de charcutería y algunas pastas secas, Freitas ha tenido que abrir en las últimas semanas para tratar de “sobrevivir” a la crisis que enfrenta el sector desde inicios de mes que ha llevado a algunas panaderías a cerrar temporalmente, según los datos que maneja la federación que agrupa a los panaderos.

Los severos problemas de escasez que hay con algunos rubros básicos como la harina de trigo y de maíz, la leche en polvo, el pollo, el aceite y el azúcar, generados por la deficiencia en la producción, el aumento de la demanda y una merma en las importaciones que se ha producido esencialmente por trabas en los puertos y el descenso en la entrega de dólares oficiales, han encendido la alarma en el país que vive desde hace nueve años bajo un control de precios y de cambio que ha generado grandes distorsiones.

En un intento por hacer frente a la escasez el gobierno anunció a inicios de semana que modificará una ley que establece un tributo por ganancias excedentes petroleras que le permitirá a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. incrementar este año las ventas de divisas al Banco Central de Venezuela en 2.470 millones de dólares. La modificación de la legislación fue aprobada el miércoles en Consejo de Ministros y pasará en los próximos días a consideración de la Asamblea Nacional para la aprobación final.

Aunque la medida ayudará a bajar las fuertes presiones de demanda de divisas que enfrenta el mercado cambiario desde hace dos meses por la reducción en la entrega de los dólares oficiales para las importaciones y otras actividades, analistas consultados por The Associated Press coincidieron en señalar que la decisión adoptada por el gobierno es sólo un “paliativo” y que se requieren acciones adicionales para fortalecer la posición de reservas internacionales operativas líquidas que son necesarias para cubrir las crecientes importaciones.

Las reservas internacionales se encuentran actualmente en 28.150 millones de dólares, de las cuales más de 60% están constituidas por oro.

El presidente del BCV, Nelson Merentes, alabó el miércoles la medida que adoptó el gobierno esta semana, y dijo a la estatal Agencia Venezolana de Noticias (AVN) que “Venezuela tiene una fortaleza de ingreso de monedas en ese estilo (dólares) y está distribuido en diferentes sectores; lo que va al Fonden, a las reservas y lo que llega al Fondo Chino, es decir, es un sistema novedoso; otros países no lo tienen”.

El ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, afirmó el lunes que el gobierno tiene la suficiente capacidad para “generar todas las divisas” que se requieren para el funcionamiento de la economía.

“Nosotros el año pasado vendimos (al Banco Central de Venezuela) 46.000 millones de dólares. Este año si se mantuviera el comportamiento del precio como está ahorita de unos 100, 103 dólares el promedio para el país… tendríamos unos 49.000 millones de dólares de venta al Banco Central”, indicó Ramírez.
AP

Etiquetas: ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.