La bolsa de China es la segunda bolsa más grande del mundo

Una población de 1.300 millones de personas hace de China el país más habitado del mundo. Un PIB de casi 10 billones de dólares en 2014 convierte a su economía en la segunda del globo terráqueo. Y ahora también, una bolsa de siete billones de euros sitúa a su mercado bursátil como el segundo más grande por capitalización según datos extraídos de FactSet y convertidos a euros. El gran dragón asiático no está dormido.

La bolsa de China se coloca detrás de EEUU después de multiplicar prácticamente por cinco veces su tamaño desde 2007. Entonces, el total de las compañías cotizadas en el país capitalizaban 1,46 billones de euros. El crecimiento protagonizado por la bolsa china es el mayor de todas las economías del mundo desde el comienzo de la crisis. Un crecimiento que ha sido suficiente para desbancar a Japón (4,16 billones de euros), Reino Unido (3,23 billones) y Francia (1,807 billones), pero que aún mantiene al conjunto de las compañías chinas muy lejos de las norteamericanas.

La bolsa de EEUU, que partía de una capitalización de 12,42 billones de euros en 2007, ha duplicado su tamaño durante la crisis hasta los 24,36 billones. Sin embargo, hay una diferencia crucial en la forma en la que han crecido ambos mercados bursátiles. Actualmente, Estados Unidos cuenta con 32 multinacionales que capitalizan por encima de los 100.000 millones de euros, cuando en 2007 eran 18. Por el contrario, China tiene ocho empresas por encima de esta cifra, tan solo una más de las siete que capitalizaban más de 100.000 millones antes de la crisis. Más a fondo, mientras estas gigantes norteamericanas suponen en conjunto 6,92 billones (un 28% del tamaño total de la bolsa de EEUU), en China las ocho grandes suman 1,46 billones de euros (un 20% del total). Pero aunque el ritmo de crecimiento de la primera bolsa del mundo y de sus grandes compañías es abrumador incluso pese a la crisis, hay un factor que explica el despegue de China: sus empresas cotizadas se han duplicado desde 2007, de 1.600 a 3.200; un incremento que no alcanza EEUU, donde han pasado de 4.900 a 6.700.

En un informe reciente, Credit Suisse relaciona el crecimiento del gigante asiático con “la segunda etapa de reformas económicas iniciada en la década de 1980″. Un crecimiento económico que, según la firma de inversión, “ha sido rápido” -desde 2007 su PIB se ha triplicado- aunque “no ha ido acompañado de mejores rendimientos de inversión”. Una razón más por la que concluir que el crecimiento de su mercado bursátil está más relacionado con la incorporación de nuevas compañías que con la rentabilidad que han ofrecido éstas estos últimos años.

De hecho, desde los mínimos que marcó en 2008 el CSI 300, el principal índice del país, su revalorización ha sido de un 110% (en los últimos dos meses el selectivo ha repuntado un 40% ante las medidas aperturistas), frente a la escalada del 210% que ha protagonizado el S&P 500 norteamericano desde que tocara suelo en 2009.
Europa, otro escenario

En la vieja Europa la historia es muy diferente. La capitalización del conjunto de sus mercados sigue por debajo de la de 2007 según advertía la Asociación Europea de Mercados Financieros en otro estudio de reciente publicación en el que atribuía esta diferencia a “la fragmentación del mercado europeo (diversidad en las normativas, confusión respecto a las características de cada mercado, barreras idiomáticas?)” y en menor medida al escenario macroeconómico de crisis.

Esta descompensación ya ha sido abordada por la propia Comisión Europea, que tiene entre sus prioridades la creación de un mercado único de capitales, tras constatar que el tamaño de la bolsa de EEUU casi dobla a las del Viejo Continente en proporción al PIB (138% frente al 64,5%) y que incluso la china está por delante (74%).Eleconomista.es

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.