Los problemas de Europa son oportunidades para Latinoamérica

Lejos de atenuarse, los problemas en la economía europea parecen estar expandiéndose. La crisis en Grecia ahora también es una crisis social, mientras que los temores de contagio (en lo económico y en lo social) sobre otros países europeos en problemas (especialmente, el resto de los PIIGs), están provocando que Jean Claude Trichet analice seriamente monetizar la deuda pública de este conjunto de países lo que implicaría un impacto negativo para el euro.

Esta situación, más allá de los temores lógicos que puede provocar en las economías latinoamericanas por los efectos negativos que pudiese recibir a través del canal financiero y el real, puede ser aprovechada para atraer inversiones. La región tiene un interesante potencial de crecimiento apoyado, entre otros factores, en las transformaciones de la economía mundial que han impulsado la demanda de commodities que la región exporta.

Es que la crisis en Europa demuestra que estas economías ya no serán lo sólidas que solían ser y su atractivo para el inversor ha decaído a medida que surgían en el mundo otras regiones con atractivo como lo es el continente asiático (con China a la cabeza), y una Latinoamérica que esta vez sí, promete aprovechar su oportunidad.

“Quizás la repercusión de la situación europea sea un estímulo para salir al exterior. Hace poco Portucel manifestó su intención de mantener el interés en el proyecto de inversión en Uruguay que sería el más grande en toda nuestra historia”, reconocía el vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori. La portuguesa Portucel evalúa la posibilidad de construir una fábrica de celulosa y un puerto en el sudeste de Uruguay. Con esta inversión, la empresa portuguesa instalaría una papelera que sería mayor a la conflictiva Botnia, que más de un dolor de cabeza le ha traído a Uruguay por la reacción de los ciudadanos argentinos a su instalación sobre el río Uruguay.

Si bien, según da cuenta Cepal, el 2009 ha sido un mal año para la Inversión Extranjera Directa (IED) en Latinoamérica (en realidad ha sido un mal año de la IED en todo el mundo), cuando registró una caída del 42% al alcanzar los US$ 76.681, este organismo internacional ya anticipó que se espera un incremento de las inversiones foráneas en la región de entre el 40% y el 50%. En este sentido, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, destacaba a la región como atractivo para la IED: “América Latina sigue siendo un destino muy importante porque tiene en primer lugar materias primas”.

Los países latinoamericanos aumentarán los flujos de IED, pero no solamente por el hecho que en otras regiones la situación económica es mala. Hay que reconocer en la gestión de varios de los países de la región, que se está trabajando con seriedad para aprovechar esta nueva oportunidad que se presenta desde hace unos años por impulso de la demanda externa, en especial, por la buena dinámica de los precios de los commodities.

Economías como la brasileña, la uruguaya y la economía peruana, han demostrado una interesante capacidad de crecimiento y desarrollo, apoyadas en políticas económicas predecibles y transparentes, con respeto de las reglas de juego.

Estas políticas predecibles y transparentes que llevan a cabo varias de las economías de la región han dado como resultado un fortalecimiento de las principales variables macroeconómicas, con buenas perspectivas de crecimiento en un contexto de estabilidad de precios. Todo lo anterior, hace que se produzca un escenario de predecibilidad que les permite a los inversores, poder tener una estimación más precisa de la rentabilidad potencial de las alternativas de inversión.

Colombia es otro de los países latinoamericanos que han orientado su política económica hacia el exterior a través de la celebración de una gran cantidad de Tratados de Libre Comercio (TLC). Y la crisis diplomática con Venezuela, principal socio comercial de Colombia, ha llevado al país a acelerar su penetración en otros mercados. “Nuestra prioridad es atraer IED de China y los demás países de Asia”, afirmaba el representante del Mincomercio, Juan Carlos Mondragón, en el foro Haciendo Negocios con China, que se acaba de celebrar. Colombia apunta a crecer en sus exportaciones a China, en donde explica apenas el 0,1% de las compras que realiza el gigante asiático de productos de otros países. Y el potencial de crecimiento en el mercado chino, junto con un buen contexto económico local y la ubicación estratégica de Colombia, son buenos atractivos para la IED procedente del gigante asiático.

Como ha estado ocurriendo en los últimos años en que las diferencias entre algunas de las economías de la región se han hecho más evidentes, el flujo de IED será selectivo. A pesar del canje de deuda y las buenas intenciones que pretende demostrar el gobierno argentino con la regularización de toda su deuda pública en default, es improbable esperar un fuerte aumento en el flujo de IED hacia la Argentina, como lógicamente tampoco es posible esperar que Venezuela pueda ser un país receptor de IED.

Aunque se espera que la crisis en Europa sea una oportunidad para los países latinoamericanos, esta crisis puede tener un impacto negativo sobre las perspectivas de inversión de un modo indirecto. Es que los problemas en los países europeos podrían atentar contra la concreción del postergado acuerdo comercial entre los países del Mercosur y la Unión Europea. La negociación del acuerdo había sido reabierta recientemente, entre ambos bloques de países, y su postergación implicará una postergación en las decisiones de inversión vinculadas al aprovechamiento de una relación que promete ampliar el comercio entre ambos bloques.

Aunque la crisis en Europa pueda derivar en decisiones de inversión beneficiosas para Latinoamérica, no se puede dejar de reconocer que también puede implicar riesgos en las decisores de inversión de empresas cuyas casas matrices se encuentran en el epicentro de la crisis.

En este sentido, en México, que recibe el 24% de su IED de países europeos, se teme por lo que pueda ocurrir en España. “Si hubiera una complicación de la situación en España, los sectores de banca, telecomunicaciones y electricidad de ese país –que tienen fuerte presencia en México- serían los más afectados”, se afirma desde Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Es que un impacto negativo en las casas matrices puede llevar a la necesidad de transferencia de fondos desde las filiales hacia éstas. El propio contexto de incertidumbre y temor puede ya desencadenar la decisión de postergar los proyectos de inversión en la región.

Más allá de este tipo de impacto negativo, la región promete ser la estrella en los próximos años en cuanto a recepción de IED y con ello se anticipa que los mercados de valores regionales se beneficiarán, con un mayor volumen y profundidad, lo cual atraerá a un mayor número de empresas a cotizar. ¿Puede esto estimular el desarrollo de los mercados de capitales de la región? Está en los esfuerzos de varios de los gobiernos latinoamericanos lograrlo y seguramente la atracción de un mayor flujo de IED puede llevar a un círculo virtuoso entre ambos.

Horacio Pozzo

ValorMundial.com

Horacio Daniel Pozzo es editor colaborador de Valor Mundial.com. Licenciado en Economía y Magister en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, realizó trabajos de planeamiento y gestión financiera en el sector privado.Dicta clases de Macroeconomía II en la Universidad Católica de La Plata y es consultor.

—-OPORTUNIDAD DE INVERSIÓN—-

El euro seguirá cayendo…

Pero hay alternativas de inversión en Wall Street que harán crecer su patrimonio en este año. Las acciones con fuerte potencial alcista de 2010 están acá. Siga leyendo para enterarse…

Etiquetas: , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.