Nike (NKE) gana el Mundial

Mark Parker ni si quiera espera a que se dispute la final para decir que Nike (NKE) ganó ya el Mundial de Brasil. El consejero delegado de la marca de indumentaria deportiva se fija en el número de jugadores que lucen sus camisetas, calcetines y zapatillas al inicio de la competición y los compara con los que llevan Adidas y otras marcas rivales. Las supera a todas juntas, aseguró en la presentación de los últimos resultados trimestrales, aunque la alemana domina en ese negocio.

Nike publicó sus cuentas a las pocas horas de que Alemania se impusiera 1-0 a EE UU. Pero el pique que tiene el ejecutivo estadounidense con Herbert Hainer es considerable y claramente va más allá de lo deportivo. Hacía solo unos días que su igual en la marca alemana dijo que esperaba llegar al objetivo que se había puesto en ventas para esta categoría y que superaría sin problemas a Nike.

Si lo que se miran son los resultados, de momento lo que se sabe es que Nike cerró el ejercicio fiscal con unas ventas en el segmento de fútbol de 2.270 millones de dólares. Eso representa un incremento del 18% respecto al año precedente. En su caso, el último trimestre se cerró el 31 de mayo. La cifra de negocio global de la multinacional ascendió a 27.800 millones, un 10% más.

De ese total, 7.400 millones corresponden al cuatro trimestre, lo que representa un incremento del 11% respecto al mismo periodo del año precedente. Del lado del beneficio, el trimestral lo mantuvo en 670 millones por el alto coste en promoción mientras que el del ejercicio lo elevó un 10%, a 2.690 millones. “Estos resultados muestran la energía que llevamos al mercado”, asegura Parker.

Los títulos de Nike subían más de un 3% tras presentar los resultados, porque el Mundial de Brasil y la final de la liga de baloncesto en EE UU ayudaron a colmar las expectativas de los inversores. Cuando las ventas se desglosan por regiones, en el mercado norteamericano mejoraron un 10% en el ejercicio y casi un 20% en Europa. En los emergentes lo hizo solo un 3%.

Los resultados de Nike y Adidas son, en todo caso, difíciles de comparar. Primero, porque el ejercicio sigue un calendario diferente. La alemana presentó en mayo los de su primer trimestre. Su previsión son unas ventas de 2.720 millones cuando cierre las cuentas anuales a final de 2014. Segundo, porque al operar con monedas diferentes el resultado cambia por la fluctuaciones en el mercado de divisas.

Parker insistió en la presentación que la conexión de Nike con el fútbol no se representa solo con números. Se refirió a la combinación de jugadores y equipos a los que representa la marca en el Mundial, la innovación de sus productos y la implicación de los consumidores con la marca a través de las redes sociales, que calificó de “extraordinaria”. “Estamos marcando un tendencia”, aseguró.

El negocio del fútbol, según Trevor Edwards, responsable global de la marca Nike, “está más fuerte que nunca”. Se refirió al entusiasmo que el evento deportivo en Brasil está generando en países como EE UU, donde hasta ahora era un deporte que no suscitaba casi interés. Edwards concluyó diciendo que el éxito de este Mundial les permitirá seguir creciendo en esta categoría.

En otras palabras, los ejecutivos de Nike vienen a decir a los inversores que dominaron en el Mundial y que la visibilidad que el evento deportivo da a algunos productos les ayudará a cerrar aún más la brecha que les separa de Adidas en la categoría del fútbol en las ventas. Los pedidos en esta categoría para entrega entre julio y noviembre crecieron un 11%, lo que indica que la demanda será alta tras la final.Elpais.es

Etiquetas: , , , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.