Nuevas medidas de estímulo en Japón

El dólar subía hoy 1% comparado con las monedas de los principales socios comerciales de EE.UU. luego de que el Banco de Japón anunciara nuevas y sorpresivas medidas de estímulo monetario. En paralelo al encarecimiento de la divisa estadounidense, caía el precio de los barriles de petróleo (medidos en dólares).

Hacia las 17 horas de Londres, el barril Brent del Mar del Norte para entrega en diciembre retrocedía 1,11 dólares hasta un precio de US$ 85,13 en el Intercontinental Exchange de Londres. En el New York Mercantile Exchange, el barril de “light sweet crude” (WTI) para la misma entrega perdía 99 centavos.

El Banco de Japón sorprendió hoy al anunciar un aumento de su programa de compra de activos, para estimular una economía todavía convaleciente tras la suba del IVA en abril. La autoridad monetaria comunicó su inesperada decisión dos días después de que la Reserva Federal pusiera fin a su programa de compra de activos, amparándose en las buenas cifras del crecimiento y el empleo en Estados Unidos.

En un comunicado emitido tras una reunión de su comité directivo, el Banco de Japón indicó que aumentará en 20 billones de yenes (182.000 millones de dólares) su actual programa anual de compra de activos (bonos, fondos cotizados en bolsa, títulos hipotecarios). Dicho programa totalizará ahora 80 billones de yenes (unos 720.000 millones USD).

El anuncio generó euforia en la bolsa de Tokio, que cerró con ganancias de 4,83%, muy por encima del umbral de los 16.000 puntos. Al mismo tiempo, el dólar superaba la barrera de los 110 yenes, una buena noticia para los grupos exportadores, que se vuelven así más competitivos.

“La economía japonesa se encuentra en un momento crítico en su lucha contra la deflación”, un fenómeno de caída de precios y salarios que ha minado la economía del archipiélago durante 15 años, declaró el gobernador del banco central, Haruhiko Kuroda. “Estas medidas reflejan nuestra firme determinación”, dijo también, prometiendo que se hará “todo lo posible para alcanzar un objetivo de inflación del 2% lo antes posible”.

Desde hace semanas, los analistas reclamaban una mayor expansión monetaria a Japón ante las dificultades mostradas por la tercera economía mundial desde que el 1 de abril entró en vigor el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que pasó del 5% al 8%. En el segundo trimestre de 2014, el PBI japonés se contrajo 1,8% en comparación con los tres meses anteriores, algo que no se veía desde la triple catástrofe de marzo de 2011 (sismo, tsunami y accidente nuclear).

Con problemas opuestos a los de Argentina

El mayor quebradero de cabeza de Japón es la inflación, que en septiembre fue de apenas 1% interanual, excluyendo el efecto del aumento del IVA, según datos publicados este viernes. El Banco Central dijo que los precios “han sufrido una presión a la baja”, a causa de la debilidad de la demanda tras el aumento del IVA y la caída significativa de los precios del crudo.

“Si perdura la presión actual, incluso a corto plazo, la salida de deflación, que de momento ha avanzado mucho, podría verse retrasada”. El banco central recortó hoy su previsión de inflación para 2014 de 1,3% a 1,2%. También recortó la del año siguiente: de 1,9% pasó a 1,7%.

La expansión monetaria es uno de los pilares de la política de estímulo a la economía promovida por el primer ministro conservador Shinzo Abe. La política había dado resultado hasta la suba del IVA en abril. Desde entonces no han dejado de sucederse los malos indicadores.

El mes pasado, la producción industrial se recuperó algo, aumentando un 2,7% respecto a agosto, pero sigue siendo frágil por la debilidad de la demanda externa e interna. En septiembre, el consumo de los hogares cayó un 5,6% interanual. Por su lado, el comercio exterior sumó en septiembre su 27 mes consecutivo de déficit, acusando el aumento de la factura energética desde el accidente nuclear de Fukushima, que llevó a parar todos los reactores del país. Clarin.ar

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.