Peligro Brasil, fuerte crecimiento

Desde hace unos meses, el crecimiento que ha observado, y que se espera, de la economía brasileña, ha dejado de ser motivo de alegría y ha pasado a ser un elemento de preocupación para los inversores.

El crecimiento acelerado que se proyecta en la economía brasileña está generando grandes dudas acerca de la estabilidad de precios. A no ser que la economía tenga una gran capacidad de respuesta para enfrentar un fuerte aumento de la demanda interna y externa, las presiones inflacionarias surgirán con fuerza amenazando la estabilidad económica.

Brasil ha sido de las primeras economías de la región en superar la recesión económica producida a causa de la crisis financiera internacional. Es más, la economía brasileña ha sido de las economías de la región, la que menos sufrió los efectos de la crisis.

La salida victoriosa de una de las peores crisis de los últimos tiempos, encuentra hoy a Brasil con una proyección de crecimiento para este año del 5,5% según estimaciones oficiales. Pero el mercado ve que la dinámica de crecimiento en Brasil es más fuerte aún y es por eso que se anticipa un crecimiento del 7%. ¿Demasiado crecimiento en tan poco tiempo?

No sólo el mercado entiende que la economía brasileña se está calentando, sino también desde el gobierno, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, lo reconocía en Washington la semana pasada: “La economía está caliente, pero no súper caliente”. ¿Mensaje para el Banco Central de Brasil?

Marcelo Salomon, economista de Barclays Capital, es uno de los pocos que no siente temor por un posible calentamiento: “Si bien los principales motores del consumo son dinámicos, se están expandiendo a un ritmo más moderado que hace dos años”. Si bien esto es cierto, es también cierto que en estos momentos, se han ampliado los motores del crecimiento en la economía de Brasil, y el sector externo está tomando fuerza de manera peligrosa en términos de estabilidad de precios.

Desde el Banco Central de Brasil, el posible surgimiento de las presiones inflacionarias es una preocupación, al punto que para el día de hoy se espera que se tome la decisión de incrementar la tasa de interés de referencia para buscar enfriar la economía.

La inflación minorista, ya está por encima de la deseada y planteada por el Banco Central. En el acumulado interanual hasta la primera quincena de abril, la tasa de inflación minorista en esta gran economía latinoamericana, alcanzaba al 5,22%, ubicándose por encima de la meta establecida por la autoridad monetaria brasileña del 4,5% para el presente año.

La preocupación por el posible calentamiento de la economía brasileña está alcanzando incluso al ciudadano medio. Fernando Teixeira, que vende revistas en Moema, un barrio de clase media de São Paulo, no podía ocultar sus temores al respecto: “Lo que uno escucha es que si crecemos demasiado rápido, tendremos inflación”. El ciudadano medio deseará crecer fuerte porque sabe que de este modo, se generan empleos y se logra una mejora en los salarios. Pero por otra parte, también sabe que la inflación golpea principalmente a los segmentos poblacionales que menos recursos tienen, por lo que no deseará que la inflación se instale nuevamente con fuerza dentro de la economía.

Ciertamente, las políticas de enfriamiento en una economía como la brasileña, con altos niveles de pobreza, generan polémica. Esta situación la ha pasado recientemente Argentina cuando el gobierno defendía su política fiscal expansiva para lograr el máximo crecimiento posible a pesar de los evidentes signos de recalentamiento que la economía observaba. Y Argentina puede ser un buen ejemplo de las consecuencias negativas que puede tener el no evitar a tiempo que la economía se sobre caliente.

¿No sería bueno soportar un poco más de inflación para sostener el mayor crecimiento económico? La respuesta es no y en Brasil es definitivamente, no. Las economías latinoamericanas tienen una muy mala experiencia en materia de inflación. Los grandes costos que las elevadas tasas de inflación le han provocado a las economías latinoamericanas son una gran enseñanza acerca de lo valioso que es el mantenimiento de la estabilidad de precios. En el mediano y largo plazo, la estabilidad de precios genera mayores beneficios para el crecimiento económico porque permite el desarrollo del sistema financiero, clave para financiar el crecimiento económico, y brinda un contexto adecuado para planificar a mediano y largo plazo, lo cual estimula el desarrollo de inversiones, en especial, de aquellas de larga maduración.

Aunque no se sobrecaliente, la estabilidad de la economía brasileña, estará amenazada. El enfriamiento de la economía brasileña no impedirá que alcance una buena tasa de crecimiento en el 2010, lo cual seguirá atrayendo a los inversores. Para colmo de males, este enfriamiento de la economía se debe producir a través de un alza en las tasas de referencia del Banco Central de Brasil, lo cual actúa como un estímulo para el ingreso de capitales que presionarán al real para que se aprecie. ¿Puede esto alimentar la burbuja en el mercado de valores de Brasil? No se puede desechar esta posibilidad y es por este motivo que el gobierno brasileño deberá seguir con mucho cuidado lo que ocurra con los valores de los activos financieros.

Los riesgos de una burbuja en los precios de los activos financieros en Brasil se mantendrán presentes durante el presente año, alimentados por la política de tasas de los Bancos Centrales de las principales economías que han inundado de liquidez el mercado monetario con el objetivo de estimular el crecimiento económico.

Producto de las políticas de tipos de interés de los Bancos Centrales, Brasil es en estos momentos una alternativa muy tentadora para implementar operatorias de carry trade. Las tasas de interés en Brasil están entre las más altas y las perspectivas es que sigan la tendencia al alza, lo que combinado a la expectativa sobre la evolución hacia la apreciación del real, le dan al inversor-especulador, un rendimiento muy atractivo. Los inversores se endeudan en dólares a tasas cercanas a cero y aplican dicho dinero al mercado de valores brasileño. Pero ¿Nadie aprendió nada de la crisis subprime? Pareciera que no y eso es lo que permite que este tipo de operatorias especulativas puedan llevarse adelante frente a las narices de los reguladores sin que se haga demasiado al respecto.

El éxito de la economía brasileña la ha puesto en estos momentos, en una situación de cuidado. La prudencia deberá ser la regla en las decisiones de política económica para evitar tensiones que puedan afectar la solidez económica. Mientras tanto, el resto de las economías latinoamericanas sigue con atención lo que ocurra en Brasil por los efectos negativos que puedan sufrir de posibles tensiones su economía.

Horacio Pozzo

ValorMundial.com

Horacio Daniel Pozzo es editor colaborador de Valor Mundial.com. Licenciado en Economía y Magister en Economía por la Universidad Nacional de La Plata, realizó trabajos de planeamiento y gestión financiera en el sector privado. Consultor, dicta clases de Macroeconomía II en la Universidad Católica de La Plata.

INVERSIONES

El euro seguirá cayendo…

Pero hay alternativas de inversión en Wall Street que harán crecer su patrimonio en este año. Las acciones con fuerte potencial alcista de 2010 están acá. Siga leyendo para enterarse…

Etiquetas: , , , , ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.