Por qué baja el oro cuando baja el petróleo

El oro, máxima protección contra la inflación, no está resultando demasiado útil a los inversores en este momento. El petróleo viene en caída libre desde junio, encabezando la regresión más prolongada de las mercancías en al menos una generación. Este derrumbe significa que en lugar del aumento de los precios al consumidor que los compradores de oro esperaron durante gran parte del último decenio, Estados Unidos “se desinfla”, según Bill Gross, que en un tiempo manejó el fondo en bonos más grande del mundo.
Un indicador de las expectativas inflacionarias que hace un seguimiento atento del oro se encamina a su mayor caída anual desde la recesión de 2008. Si bien el mes pasado el oro en lingote repuntó de un mínimo en cuatro años, Goldman Sachs Group y Societe Generale reiteraron sus perspectivas a la baja para los precios. El atractivo del metal como activo alternativo está desvaneciéndose en tanto el dólar y los títulos estadounidenses se recuperan, y la Reserva Federal está más cerca de elevar las tasas de interés para evitar que la economía se recaliente.
“Olvídese de la inflación ahora de lo único que se habla es de deflación”, dijo días atrás Peter Jankovskis, que colabora en la gestión de u$s 1.900 millones como codirector de inversiones en OakBrook Investments. “Obviamente, los precios del petróleo en baja están sumando presiones deflacionarias. Podemos llegar a ver un aumento de la tasa el año próximo, y podríamos ver al oro bajo presión en tanto el dólar sigue subiendo”, agregó.
Aunque no ha habido prácticamente inflación, o muy poca, en los últimos seis años, los inversores esperaban una aceleración después de que la Fed rebajó las tasas de interés hasta cero por ciento en 2008 para reactivar el crecimiento. Esas expectativas, seguidas por una tasa de equilibrio a cinco años del Tesoro estadounidense, ayudaron a impulsar la demanda y los precios del oro, que aumentó hasta un récord de u$s 1.923,7 la onza en 2011. En la actualidad las perspectivas de inflación se desmoronan, debilitando una razón clave para tener el metal precioso.
El petróleo WTI se desplomó 40% en el año, ya que ayer cerró en u$s 54 el barril, mientras que el oro perdió 5% en el mismo período, vale u$s 1174 la onza. Cronista.ar

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.