Por qué sube el azúcar

Los comerciantes de azúcar atraviesan por una situación complicada debido a la combinación de una mayor demanda por parte del mundo musulmán y una sorprendente caída en la oferta de Brasil, lo que ha causado un alza significativa de los precios.

Los participantes del mercado esperan que los precios sigan altos en los próximos meses debido a que la temporada de lluvias en Brasil, el principal productor de azúcar del mundo, sigue perjudicando la cosecha del país.

Al mismo tiempo, y aunque la fiesta musulmana del ramadán no empieza oficialmente hasta que se ponga el sol este jueves, ya se desató una carrera de compras de azúcar por parte de comercios mayoristas, pastelerías y compañías de alimentos en Medio Oriente y otras regiones. El mercado usualmente anticipa un alza en el consumo de azúcar durante el mes santo musulmán porque cientos de millones de fieles tienen por costumbre comer muchos dulces después de ayunar todo el día.

Los precios del azúcar sin procesar se han disparado 21% desde principios de junio y el martes cerraron en 22,78 centavos la libra.

Los comerciantes que esperaban suministros considerables de azúcar desde Brasil fueron sorprendidos con la guardia abajo. Analistas dicen que al panorama de lluvias en el país está sentando las bases para alzas en precios adicionales, especialmente conforme problemas de clima empiezan a surgir en otras regiones productoras de azúcar en el mundo.

“Los problemas con Brasil… no fueron realmente proyectados”, señaló Kevin Kerr, presidente de la firma de consultoría en commodities Kerr Trading International. “Después de todo, nadie puede predecir el clima con precisión”. El comerciante dice que el precio del azúcar podría llegar a 25 centavos la libra a fines de año.

Las inusuales fuertes lluvias en Brasil han impedido el ingreso de maquinaria pesada en los campos y han dañado la caña de azúcar (demasiada agua diluye el jugo de la caña, lo que a su vez produce menos azúcar). La semana pasada, el principal grupo azucarero de Brasil, UNICA, informó que la cantidad de caña de azúcar que había sido cortada y procesada en la principal región productora había bajado 28% interanual debido a las fuertes lluvias.

Usualmente, la temporada de lluvias cesa en junio, lo que permite que la cosecha termine su ciclo completo.

“En términos de oferta de azúcar fresca, hay muy poco para ofrecer al mundo”, anotó Leonardo Bichara Rocha, economista jefe de la Organización Internacional del Azúcar, en Londres.

Los compradores que se abastecieron en anticipo al ramadán se llevaron la poca azúcar disponible. Cyrus Raja, director financiero de Al Khaleej, la mayor refinería de azúcar en el Medio Oriente, en Dubái, estima que el consumo en la región supera en 10% a 15% el promedio durante las preparaciones para el ramadán.

No se sabe con exactitud cuánto lograron adquirir los principales compradores. Algunos se aseguraron un buen suministro. Egipto compró 50.000 toneladas de azúcar sin procesar en mayo. Sin embargo, es posible que algunos compradores hayan postergado sus pedidos porque esperaban que los precios del azúcar, que empezaron a caer a fines de febrero, continuaran descendiendo, para terminar abasteciéndose una vez que los precios subieran.

Otros predicen que los precios están destinados a caer porque las cosechas y la oferta afectadas por el mal clima llegarán tarde o temprano al mercado. En junio, la OIA pronosticó que la producción mundial superaría la demanda este año en cerca de 6,5 millones de toneladas, un aumento de 25% frente a su estimado de febrero.

“Aunque el clima ha restringido la disponibilidad (del azúcar) de Brasil, creo que el (problema) es sólo a corto plazo, no largo plazo”, dice Julian Rundle, director de inversiones de Dorset Management, un fondo de fondos.

Eoin Treacy, un estratega global en la firma londinense Stockcube Research Ltd., aguarda que pase el frenesí del ramadán y que bajen los precios antes de regresar al mercado. Dice que planea hacer apuestas alcistas a fines de julio.

Treacy cita un comienzo tardío de la temporada de los monzones en la India. Estas fuertes lluvias son esenciales para el desarrollo de la caña de azúcar que los agricultores tienen previsto empezar a cosechar en el cuarto trimestre. Por otro lado, el calor avasallante amenaza la cosecha de maíz en EE.UU. Si como resultado se produce menos jarabe de maíz para endulzar un sinnúmero de productos alimenticios, el consumo podría transferirse al azúcar. Además, la demanda proveniente de China está en alza; sus importaciones de azúcar crecieron 47% en mayo frente al mismo mes de 2011.

“No hay historias de corto plazo”, dice Treacy. WSJ

Etiquetas:

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.