Pronostican baja del cobre

El cobre podría caer alrededor de un 10 por ciento durante los próximos tres meses en tanto la desaceleración económica de China, el mayor consumidor de metales industriales del mundo, reduce la demanda, según Threadneedle Investments.

El precio podría bajar a tan sólo US$7.000 la tonelada, señaló Nicolas Robin, gerente de cartera de materias primas de Threadneedle de Londres, que administra US$116.500 millones en activos que incluyen acciones, renta fija y propiedades.

El cobre descendió 11 por ciento desde su nivel más alto de este año, alcanzado el 9 de febrero, debido a la desaceleración del crecimiento de China y la crisis fiscal de Europa. La nación asiática consume alrededor del 40 por ciento del cobre del mundo, calcula Barclays. El metal se negoció a US$7.000 la tonelada por última vez en octubre de 2011.

“Las cifras económicas de China están débiles”, dijo Robin en una entrevista en Seúl ayer. “Aun cuando haya estímulo, probablemente no haya el mismo tipo de obras de infraestructura que había antes porque no estoy seguro de que las autoridades locales necesiten volver a hacerlas”.

La economía china creció 7,4 por ciento en el tercer trimestre, el ritmo más lento desde el primer trimestre de 2009. El Partido Comunista iniciará su congreso el 8 de noviembre, parte de una transferencia de poder que se produce una vez cada diez años.

Sin embargo, el gobierno no dará un gran estímulo y es improbable que haya una recuperación fuerte, explicó Song Guoqing, asesor del Banco Popular de China, el 18 de octubre. Los datos de la semana pasada mostraron que la manufactura en China creció por primera vez en tres meses en octubre, sumándose a otras señales de que la segunda mayor economía del mundo podría repuntar.

Caída mensual

El cobre cayó 5,4 por ciento el mes pasado, la caída más abrupta desde mayo.

En China, el consumo subirá 4,8 por ciento este año, por debajo del 5 por ciento pronosticado en agosto, informó Beijing Antaike Information Development Co. el 30 de octubre. Esto lo convertiría en el ritmo más lento desde 1997.

Goldman Sachs Group dijo el 15 de octubre que el cobre podría trepar en los próximos seis meses antes de volver a caer. Goldman rebajó su pronóstico de doce meses en un 11 por ciento por el temor de que la construcción en China se frene a fines de 2013 y 2014.

“La cuestión principal es si la demanda que hemos visto es la demanda real”, apuntó Robin. “Por lo que he oído, a la gente le preocupa que no se trate de la demanda real. Es demanda para otros fines”.

La crisis de la deuda europea seguirá siendo un riesgo en tanto los metales tienden a relacionarse con el euro, explicó Robin. La moneda única se debilitó 5,4 por ciento en el último año en tanto el Índice Dólar, medida del billete verde frente seis grandes monedas, subió 3,4 por ciento. El Índice LMEX de seis metales perdió 3,3 por ciento. Un dólar más fuerte reduce el atractivo de los metales como activo alternativo.

Bloomberg

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.