Uruguay no logra controlar la inflación

Con un dato del Índice de Precios del Consumo (IPC) de mayo que no modificó el registro interanual alcanzado en abril (de 9,18%), el Ministerio de Economía (MEF) convocó para mañana a una reunión con el sector privado para buscar extender por un mes más el acuerdo de precios. Para julio ya está definida una rebaja en las tarifas de la energía de UTE cuyo porcentaje  rondará el 5%.

En diálogo con El Observador el presidente del Centro de Importadores Mayoristas de Almacén, Fernando Melissari, informó que fue convocado por las autoridades del MEF para discutir y analizar en “qué categorías” de productos están dadas las condiciones para “estirar” el acuerdo vigente hasta fines de junio. Economía había obtenido un primer compromiso de los privados desde mediados de marzo hasta el 31 de mayo para no incrementar los precios de una lista compuesta por hasta 1.000 productos-marca que componen la canasta básica con el objetivo de evitar que la inflación superar el umbral del 10%. “Hay ánimo y voluntad de colaborar, el dólar se mantuvo estable, al igual que el precio de varias materias primas”, comentó Melissari.

“Veremos qué puede mantenerse, qué debemos flexibilizar. Somos optimistas en seguir con algún mecanismo (de acuerdo) en este terreno. Igualmente, sería entendible que haya que flexibilizar algún precio”, reconoció el ministro de Economía Mario Bergara, el pasado viernes cuando dio una conferencia de prensa por el aumento de la nota que otorgó la calificadora Moody’s.

Precisamente, desde la Cámara de Alimentos Envasados (que integra la Cámara de Industrias) habían advertido a El Observador que hay productos donde iba a resultar difícil no incrementar la lista de precios que reciben el comercio minorista y las grandes superficies. Una fuente gremial citó el caso concreto del café y el cacao que han sufrido importantes aumentos en el mercado internacional, lo que hace “inviable un congelamiento” de precios.
De todas formas, los industriales también tienen la “voluntad” de colaborar con Economía para moderar la inflación en junio, porque a partir el 1º de julio deberán aumentar los salarios a sus trabajadores, y parte del ajuste tiene en cuenta los correctivos por inflación pasada.

Estable
Los precios al consumo subieron 0,32% durante mayo, según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Ese incremento fue exactamente igual al de igual mes del año anterior, por lo cual el registro de inflación interanual se mantuvo incambiado respecto al de abril, en 9,18%. La suba de precios del último mes se dio a pesar de una baja en el costo de los alimentos de 0,23%, explicada por el abaratamiento del rubro legumbres y hortalizas (-6,69%), que compensó con creces la suba de los panificados (0,97%), la carne (0,62%) y los lácteos y huevos (1,24%).

A nivel de rubros, la mayor suba de precios se dio en prendas de vestir y calzado (1,45%), debido al cambio de estación y la suba del tipo de cambio. Los gastos en vivienda se encarecieron 0,63%, mientras que restaurantes y hoteles subieron 0,76% sus precios en promedio. En el acumulado de los primeros cinco meses, los precios subieron 5,01%, el mayor registro a mayo desde 2007.

Analistas esperan baja
Los analistas privados consultados por El Observador no se mostraron mayormente sorprendidos por el dato del IPC de mayo. La economista Tamara Schandy de Deloitte consideró que la inflación debería comenzar a descender en lo que resta del año con un cierre que podría estar por debajo del 8,5%.

“Los precios pueden desacelerarse hacia fin de año, aunque levemente. Es decir, esperamos que el IPC termine aumentando en torno de 8,5% en diciembre”, coincidió Alejandro Cavallo de Equipos Consultores. Dijo que aún no puede confirmarse un impacto significativo de la moderación de los salarios en los precios. “De hecho, los precios de los no transables (los que en general tienen más incidencia salarial) continúan creciendo a tasas elevadas, 11,4% anual en mayo”, resaltó.

En tanto, Pablo Moya de Oikos dijo que el 2014 “cerraría con una variación” de la inflación de 8%, asumiendo la rebaja de UTE anunciada para julio. A juicio de Schandy, el gobierno continuará “conteniendo” ajustes de otros precios administrados en lo que resta del año, pero advirtió que un acuerdo de precios  “prolongado” puede generar “distorsiones” competitivas y de precios relativos en la economía.

“Durante 2015 deberán disponerse algunos aumentos –aunque moderados- de los precios que administra el gobierno y que no debería haber mayores avances en el control de precios de las industrias y los comercios privados. La contrapartida de eso, sin embargo, es un pronóstico de inflación que repuntaría el año próximo a valores del orden de 9% nuevamente”, estimó Schandy. Respecto a las medidas que puede tomar el Banco Central, la economista de Deloitte indico que se mantendrá “una tónica restrictiva” y que las tasas de interés seguirán siendo elevadas.

Por su parte, respecto al papel que ha jugado el fortalecimiento dólar en la medición del IPC, Schandy destacó una “mejora parcial” de la competitividad en lo que va de 2014, pero dijo que el tipo de cambio aún está por debajo de los niveles de equilibrio. “Para mantener constante las mediciones de tipo de cambio real, en la medida que pasa el tiempo siempre se requiere de una tendencia alcista en el tipo de cambio nominal. Visto de otro modo, si el tipo de cambio se quedara en $ 23, nuestra competitividad seguiría bajando con el paso del tiempo”, alertó. En la misma línea, Cavallo consideró que “el tipo de cambio debería seguir subiendo para contribuir a disminuir nuestros precios en dólares o al menos a mantenerlos en los niveles actuales”.  Moya considera que el dólar cerrará el año con una cotización de $ 23,80.Elobservador

Etiquetas: ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.