Uruguay no puede controlar la inflación

La suba de precios de 1,15% en octubre fue la mayor para ese mes desde 1996. En el gobierno el dato era el esperado y se estima que los próximos dos meses el alza será cercana a 0%. Aún así se evalúa una baja en el precio de los combustibles.

Para los analistas consultados por El País es tiempo de dar la “batalla” en el lado fiscal (menos gasto) y salarial (aumentos más moderados) si se quieren “dar señales creíbles” que bajen las expectativas que los agentes económicos incorporan en su proceso de fijación de precios.

En el gobierno, la rebaja de los combustibles “es una medida que se está evaluando” y además la medida de exoneración de Imesi a varios artículos de higiene personal “la estamos implementando en las próximas semanas”, dijo el jefe de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía, Andrés Masoller a El País. Eso tendrá un costo de US$ 4 millones anuales, agregó.

En tanto, fuentes del equipo económico señalaron a El País que la acción del Ministerio de Economía “contribuye” y habrá que “esperar” a la próxima reunión del Comité de Política Monetaria del Banco Central (BCU) para ver “qué medidas se toman”, aunque afirmaron que “la tasa (de referencia) ya está en un nivel elevado”.

La Tasa de Política Monetaria -con la que se busca encarecer el crédito y así moderar el consumo aunque su efecto más rápido es presionar a la baja al dólar y abaratar los bienes importados- está en 9% y es de las más altas del mundo.

El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió 1,15% en el mes y dejó la inflación en los 12 meses cerrados a octubre en 9,11%, esta es la más alta desde los 12 meses cerrados a enero de 2009 cuando había alcanzado a 9,21%. En los 10 primeros meses del año, la inflación alcanza a 7,89% cuando la meta del Banco Central (BCU) es que cierre el año entre 4% y 6%.

“El dato se ubicó en torno a lo esperado. Sabíamos que iba a ser un mes de alta inflación. Las medidas anunciadas -congelación de precios de supermercados y baja de 10% en una canasta de 200 artículos- se implementaron en los últimos días de octubre por lo que su efecto recién se va a ver en noviembre y diciembre”, dijo Masoller. Economía espera que en esos meses la inflación sea muy baja o nula.

Los analistas coinciden con esa estimación. “Vendrán meses de fuerte moderación o caída de algunos precios que van a moderar los registros efectivos, pero que no necesariamente afectan las presiones subyacentes. Estas se están atenuando por la caída del dólar, la estabilidad de los precios externos y algunos signos de moderación salarial”, dijo el socio de Vixion Consultores, Aldo Lema.

“Este es un resultado favorable en relación a lo que veníamos teniendo, pero sigue mostrando que el aumento de precios seguirá siendo un tema de preocupación en los próximos meses”, afirmó Alejandro Cavallo director de Equipos SPES del grupo Equipos Consultores.

Para Lema, “no debería cambiar la perspectiva de una inflación largamente desviada de la meta también en 2013, sobre todo considerando que los ajustes puntuales son sólo postergaciones”.

Según Cavallo, “las medidas probablemente evitarán que el IPC suba más de 10% en 2012 pero concentrarán ajustes en los primeros meses de 2013″.

Empero, Masoller indicó que para enero se espera “un número similar” al de este año cuando el aumento del IPC fue de 0,74%. Si la inflación llegase a un 10% el gobierno deberá sentarse a conversar en el consejo superior público sobre los ajustes salariales. De subir esto afectaría también las jubilaciones.

SALARIOS Y FISCAL. Para el socio de Deloitte, Pablo Rosselli, es claro que con una “inflación persistente” un fenómenos que “no es nuevo”, lo que “hace falta es una readecuación de política económica”. A su juicio el “dilema” entre inflación y tipo de cambio es “cada vez más evidente” y por ello se requiere “desindexar los salarios y moderar su suba” y establecer una “política fiscal contractiva”, es decir con menor gasto.

Para Pablo Moya de la consultora Oikos, “subir la tasa para que el tipo de cambio baje y de esta forma incida sobre los precios, queda demostrado que es totalmente ineficiente y perjudicial en términos de competitividad. Claramente se observa que la política monetaria no ha sido eficaz en su objetivo; principalmente, porque no ha sido acompañada con una política fiscal y salarial en igual sentido”. Agregó que espera que “ya se empiece a dar esa `batalla` (salarial y fiscal) para evitar que en enero 2013 estemos en riesgo de alcanzar el 10%”.

El Centro de Investigaciones Económicas coincidió en que “el panorama para 2013 ya no dependerá de factores transitorios como de aquí a fin de año, sino que estará fuertemente ligado a que se alinee la política fiscal y los acuerdos salariales con la meta inflacionaria”.

Según Lema, “se requiere avanzar con señales creíbles que bajen las expectativas que los agentes económicos incorporan en sus procesos de fijación de precios”.
Beneficio de UTE incidió

Del 1,15% que subió el IPC en octubre, más de la mitad (0,68 puntos) se explica por el rubro Vivienda. En este incidieron subas de alquiler (1,12%), gastos comunes (1,79%) y electricidad (15,31%), está ultima por la suba de tarifas de UTE y la finalización del plan Tu Ahorro Vale Doble (por el que el ente descontaba de la tarifa el precio del consumo ahorrado). El otro rubro con fuerte incidencia fue Alimentos y bebidas no alcohólicas que explicaron 0,46 puntos porcentuales del 1,15% de suba. En este caso influyeron los aumentos en carne (2,56%), frutas (3,27%) y legumbres y hortalizas (5,28%). ElPais

Etiquetas: ,

Escribe una respuesta

Un moderador leerá tu comentario y este podría tardar un poco en aparecer en el blog. No hace falta que lo vuelvas a escribir o enviar.